top of page

Trastorno de pánico

El trastorno de pánico es un tipo de trastorno de ansiedad en el que una persona experimenta ataques de pánico recurrentes e inesperados. Un ataque de pánico es una respuesta de lucha o huida exagerada del cuerpo ante una situación que se percibe como peligrosa, aunque no haya una amenaza real.


Durante un ataque de pánico, la persona puede sentir una serie de síntomas físicos y emocionales intensos y abrumadores, como palpitaciones, sudoración, temblores, dificultad para respirar, náuseas, mareo, sensación de muerte inminente o pérdida del control. Los ataques de pánico pueden durar desde unos pocos minutos hasta varias horas.

El trastorno de pánico puede tener un impacto significativo en la vida de una persona, ya que puede provocarle una gran preocupación y temor a tener nuevos ataques de pánico o a estar en situaciones en las que pueda ser difícil escapar o recibir ayuda en caso de un ataque .


Esta preocupación y temor pueden llevar a la persona a evitar situaciones y lugares que le resulten desencadenantes, lo que puede afectar su calidad de vida y relaciones sociales.


Causas del trastorno de pánico


Las causas exactas del trastorno de pánico no se conocen completamente, pero se cree que es el resultado de una combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales. Algunas posibles causas del trastorno de pánico pueden incluir:

  1. Genética: El trastorno de pánico puede ser hereditario. Los estudios han demostrado que existe una mayor incidencia del trastorno de pánico entre familiares de primer grado de personas con este trastorno.

  2. Química cerebral: Las anomalías en los neurotransmisores del cerebro, como la serotonina, la noradrenalina y el GABA, pueden contribuir al desarrollo del trastorno de pánico.

  3. Cambios hormonales: Los cambios hormonales en el cuerpo, como los que ocurren durante la pubertad, el embarazo o la menopausia, pueden desencadenar o agravar los síntomas del trastorno de pánico.

  4. Trauma o estrés emocional: El trauma o el estrés emocional, como la muerte de un ser querido o un evento traumático, pueden aumentar el riesgo de desarrollar un trastorno de pánico.

  5. Fobia a la ansiedad: La ansiedad puede convertirse en un objeto de temor en sí mismo, lo que puede desencadenar ataques de pánico.

  6. Problemas de salud mental comórbidos: El trastorno de pánico a menudo se presenta junto con otros trastornos de ansiedad, depresión o trastornos de abuso de sustancias.

  7. Consumo de drogas y alcohol: El consumo de drogas y alcohol puede desencadenar ataques de pánico, así como empeorar los síntomas de la afección.

Es importante señalar que estas posibles causas son solo algunas de las teorías actuales, y que la investigación sobre las causas del trastorno de pánico sigue en curso.


Diferencias entre el trastorno de pánico y la ansiedad generalizada


El trastorno de pánico y la ansiedad generalizada son dos tipos de trastornos de ansiedad que comparten algunas características, pero también tienen diferencias importantes. A continuación, se presentan algunas de las principales diferencias entre el trastorno de pánico y la ansiedad generalizada:


  1. Síntomas físicos: Ambos trastornos pueden provocar síntomas físicos, como palpitaciones, sudoración y temblores. Sin embargo, en el trastorno de pánico, los síntomas físicos son más intensos y suelen aparecer de forma repentina, mientras que en la ansiedad generalizada, los síntomas físicos son más leves y aparecen de forma gradual.

  2. Frecuencia de los ataques de ansiedad: En el trastorno de pánico, las personas experimentan ataques de ansiedad recurrentes e inesperados, mientras que en la ansiedad generalizada, las personas experimentan ansiedad de forma continua durante al menos seis meses.

  3. Preocupaciones específicas: En el trastorno de pánico, la persona puede tener miedo a tener nuevos ataques de pánico o a estar en situaciones en las que puede ser difícil escapar o recibir ayuda en caso de un ataque, mientras que en la ansiedad generalizada, la persona puede Preocuparse por una amplia variedad de temas, como la salud, el dinero, el trabajo o las relaciones interpersonales.

  4. Fobia a los lugares o situaciones específicas: En el trastorno de pánico, la persona puede desarrollar una fobia a lugares o situaciones específicas en las que ha experimentado ataques de pánico previos, mientras que en la ansiedad generalizada, la persona no tiene una fobia específica a lugares o situaciones.

Es importante señalar que tanto el trastorno de pánico como la ansiedad generalizada son trastornos de ansiedad graves que pueden afectar la vida diaria de las personas.


"No puedes controlar todo lo que sucede en la vida, pero puedes controlar cómo responder a ello". Dr. Reid Wilson

Como puede ayudar la hipnoterapia con el trastorno de pánico


La hipnoterapia puede ayudar a las personas a controlar sus síntomas de ansiedad ya desarrollar estrategias para manejar los ataques de pánico. A continuación, se presentan algunos métodos que se utilizan en la hipnoterapia para tratar el trastorno de pánico:

  1. Relajación profunda: El objetivo de la relajación profunda es ayudar a la persona a relajarse completamente y a disminuir los niveles de ansiedad. Durante la sesión de hipnoterapia, el terapeuta puede guiar a la persona a través de una serie de técnicas de relajación, como la respiración profunda o la relajación muscular progresiva.

  2. Visualización: La visualización es una técnica en la que la persona imagina escenas o situaciones que la hacen sentir tranquila y relajada. El terapeuta puede guiar a la persona a través de una serie de visualizaciones para ayudarla a reducir la ansiedad y controlar los ataques de pánico.

  3. Reframing: La técnica de reframing consiste en cambiar la forma en que la persona piensa sobre el trastorno de pánico y los ataques de pánico. En lugar de ver los ataques de pánico como algo negativo o peligroso, el terapeuta puede ayudar a la persona a verlos como una respuesta normal del cuerpo ante situaciones de estrés.

  4. Terapia de exposición: La terapia de exposición se enfrentará gradualmente a la persona a situaciones que desencadenarán los ataques de pánico, mientras se utiliza la hipnosis para reducir la ansiedad y aumentar la sensación de control.

La hipnoterapia es utilizada en combinación con otras formas de tratamiento, como la terapia cognitivo-conductual y los medicamentos si es necesario.



43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page